Proyecto pastoral

Siempre tiende una mano, con un corazón alegre

…Los cristianos insistimos en nuestra propuesta de reconocer al otro, de sanar las heridas, de construir puentes, de estrechar lazos y de ayudarnos mutuamente a llevar las cargas… Nº 67.

Evangelii Gaudium. Papa Francisco

El Colegio Nuestra Madre del Buen Consejo, fiel a su ideario católico – agustiniano, busca encarecidamente, ofertar a sus alumn@s un marco posible y viable de reflexión, acercamiento y conocimiento del Hecho Religioso, como parte importantísima en el crecimiento y madurez de los jóvenes. Es esta una dimensión, la espiritual, que vertebra actitudes en la vida y para la vida. Por eso, el Departamento, compuesto por religiosos y profesores de todas las etapas, pretende potenciar la formación religiosa sin relegarla únicamente a la clase de religión.

El Departamento es el encargado de programar, realizar y evaluar todas las actividades religiosas del Centro. Su cometido en la marcha académica del Colegio a de ser nuclear y vital para dar vida, efectivamente, a lo que nos proponemos transmitir a las nuevas generaciones que en su día, también hoy, han decidido formar parte de la educación agustiniana.

Objetivos generales del Departamento

 I.    Sensibilizar a toda la Comunidad Educativa: padres, profesores y alumnos, sobre la importancia de la fe cristiana en nuestra cultura y en nuestra sociedad.
II.    Coordinar, programar y evaluar la Enseñanza de la Religión Católica.
III.    Dar a conocer de una forma atractiva y atrayente la visión agustiniana de la fe, del cristianismo y de la Iglesia.
IV.    Proponer un LEMA cada curso sobre el que giren todas las actividades del Centro, trabajando en coordinación con la Dirección, los diferentes Departamentos y los tutores.
V.    Elaborar una programación anual de las diferentes actividades llevadas a cabo por el Departamento.

Curso 2021-2022

LEMA: CUÍDALA

«Yo soy el buen pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas» (Jn 10, 14-15)

“Como un pastor que apacienta el rebaño, su brazo lo reúne, toma en brazos los corderos y hace recostar a las madres” (Is 40,11)

“Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque andaban maltrechos y postrados, como ovejas sin pastor.” (Mt 9,36)

“El Señor es mi pastor, nada me falta” (Sal 23,1)

“Queriendo al prójimo y teniendo cuidado de tu prójimo, caminas.” (San Agustín, Comentario al evangelio de San Juan 17,9)

ACOMPAÑAR, DISCERNIR E INTEGRAR LA FRAGILIDAD (Amoris Laetitia, cap. 8)

Revisar la acción evangelizadora desde la sabiduría del Evangelio y el magisterio de san Agustín es una ocasión de respuesta innovadora desde la fe y desde el estudio de nuestro carisma. “Cada vez que intentamos volver a la fuente y recuperar la frescura original del Evangelio, brotan nuevos caminos, métodos creativos, otras formas de expresión, signos más elocuentes, palabras cargadas de renovado significado para el mundo actual. En realidad, toda auténtica acción evangelizadora es siempre «nueva»” (EG, 11) (Plan de pastoral, V)

 

JUSTIFICACIÓN:

La acción pastoral de la Iglesia se fundamenta en el ejemplo de Jesucristo, buen Pastor porque cuida de los suyos, los conoce por su nombre y se desvive por ellos. Ese ejemplo nos debe mover a nosotros a hacer de nuestra pastoral una labor de cuidado del rebaño de Dios. La pandemia ha sido y es un toque de atención para lo que la sociedad necesita de nosotros como Iglesia y como familia agustiniana.

Más allá de la circunstancia, tenemos por delante el reto de plantear una pastoral cuidada, cuidadosa y cuidante, que responda realmente a lo que puede ser significativo en el mundo hoy. Hoy encontramos a nuestro alrededor innumerables personas heridas, desesperanzadas e incluso desilusionadas. Todo ello nos pone ante los ojos el verbo cuidar. Al estilo de San José, con corazón de Padre; con una presencia diaria y discreta. Cuidar ejercitando la paciencia, generando esperanza y en corresponsabilidad; desde el don de uno mismo (Cfr. “Patris corde”).

REALIDADES QUE NOS INTERPELAN Y OBJETIVOS:

  • Inmersos en el “Año de la familia” convocado por el Papa Francisco con ocasión del V aniversario de la Amoris Laetitia, nos interpela el papel central de la familia como Iglesia doméstica y la importancia de los lazos comunitarios entre las familias, que hacen de la Iglesia una «familia de familias» (AL 87).

Nos proponemos como objetivos:

  • El cuidado de las familias en nuestra acción pastoral.

  • Fomentar el cuidado mutuo como una de las virtudes a vivir en el seno de nuestras familias.

 

  • Como agustinos en España nos sentimos interpelados por la promoción de las vocaciones en general y a la vida religiosa agustiniana en particular. Estamos convencidos de que Dios sigue llamando. Por eso, descubrimos como desafío prioritario la pastoral vocacional.

 

Nos proponemos como objetivos:

 

  • El cuidado de todos los destinatarios de nuestro apostolado (misión), promoviendo una pastoral del acompañamiento que suscite el discernimiento.

  • Promover desde la acción pastoral el cuidado de uno mismo, pues sólo quien se cuida (en todas sus dimensiones, cuerpo, mente y espíritu) puede descubrirse como ser vocacionado.

 

  • Nos interpela la crisis sanitaria, económica y social, y todas sus consecuencias para las personas. Ahora que la sociedad ha puesto en las vacunas una esperanza importante para la salida a esta situación …

Nos proponemos como objetivos:

  • Presentar el Evangelio como vacuna, como forma efectiva de cuidar.

  • Suscitar esperanza evangélica en quienes no vislumbran luz en el

  • horizonte actual de sus vidas.

 

  • Nos sigue interpelando el desafío de asentar la realidad de la Provincia de San Juan de Sahagún. Sigue siendo un germen en crecimiento.

 Nos seguimos proponiendo como objetivo:

  • Abrirnos a lo nuevo y cuidando lo esencial, lo que nos da identidad.

  • Cuidar las nuevas realidades que surgen.

  • Tender puentes para crecer juntos, cuidándonos unos a otros.

LÍNEAS DE ACCIÓN:

Como expresión de cuidado:

• SALIR AL ENCUENTRO – ACOGER - INTEGRAR

• ANUNCIAR

• PROPONER

• ACOMPAÑAR - DISCERNIR

VALORES Y ACTITUDES QUE SUSTENTAN LA PROPUESTA:

• ACOGIDA

• TIEMPO

• CARIÑO

• DISPONIBILIDAD                                                     CUIDAR

• ESCUCHA

• DELICADEZA

• TERNURA

• SENSIBILIDAD

• ESTÉTICA / BELLEZA

• SERVICIO

• TRABAJO

• AMOR

SUGERENCIAS DE TRABAJO:

Proponemos aquí algunas sugerencias de trabajo para orientar las acciones durante el curso y concretar nuestra opción preferencial en torno al cuidado:

Para trabajar cada mes:

SEPTIEMBRE (acogida): CUIDA LA ACOGIDA… Poner todo el cuidado (programaciones, convocatorias, acogidas, inicio) al comienzo del curso.

OCTUBRE (misión): CUIDA LA MISIÓN… Coincidiendo con este mes misionero, cuidar la misión “ad gentes” de la Iglesia y de los agustinos. (Conocerla, quererla, apoyarla).

NOVIEMBRE (vocación): CUIDA LA VOCACIÓN… Dado que solemos celebrar la Semana  Agustiniana a lo largo de este mes con motivo del nacimiento de San Agustín, proponemos descubrir y cuidar esa llamada en nosotros y en los demás.

DICIEMBRE (venida de Jesús): CUIDA LA VENIDA DE JESÚS… Se trata de preparar el nacimiento del Señor (adviento) con cuidado: cariño dedicación, detalles en las celebraciones; cuidado de los necesitados: campañas de Navidad

ENERO (paz): CUIDA LA JUSTICIA Y LA PAZ… La motivación de la paz, tan presente este mes por el día de la paz y de la no violencia, nos ayuda a plantear nuestra manera de trabajar por la justicia y la paz en el mundo.

FEBRERO (fraternidad): CUIDA LA FRATERNIDAD… Cuidarnos los unos a los otros como familia: diálogo, perdón, ayuda mutua + atención cuidada a los necesitados: tiempo, escucha, delicadeza; campañas de solidaridad y “Manos Unidas”.

MARZO (Formación): CUIDA LA FORMACIÓN… La formación es uno de nuestros grandes retos. Hacernos conscientes de la importancia de ella. Motivar y aprovechar el “Encuentro Hipona”.

ABRIL (renovación personal): CUIDA LA CONVERSIÓN-RENOVACIÓN: Cuidar la vida personal en lo físico y en lo espiritual; cuaresma- conversión – renovación (Pascua)

MAYO (María): CUIDA A MARÍA… Dar un tinte mariano a todas las propuestas que hagamos durante el mes. Cuidar nuestras celebraciones, ofrenda floral, etc. Ejercitar la ternura, la escucha, la delicadeza de la mano de María.

JUNIO (casa común): CUIDAR LA CASA COMÚN… Cuidar la naturaleza, nuestra “casa”; sensibilización ecológica; acciones de desarrollo integral. Tener en cuenta la encíclica Laudato si´ (24 mayo 2015).